Parece mentira que después de tantos años hablando de lo mismo aún tengamos que recordar a los líderes europeos que las mujeres también existen. ¿Cómo van a concienciar a nadie de la igualdad de oportunidades si ellos mismos no lo ponen en práctica? Mañana se elegirá previsiblemente al presidente del Consejo Europeo y el alto representante de Política Exterior Europea y los nombres femeninos brillan por su ausencia en la lista de candidatos. Desde hace varias semanas, se discute también la nueva composición de la Comisión Europea y hasta el momento sólo cuatro países han propuesto a mujeres. En la comisión actual sólo ocho de los 27 comisarios son mujeres.

Las reacciones se han sucedido en las últimas dos semanas. Desde una manifestación protagonizada hoy por parlamentarias europeas, ataviadas con traje y corbata y maquilladas con falsas barbas, a la iniciativa a gender balanced commission, un sitio web abierto por dos bloggers europeos para pedir una mayor presencia de las mujeres entre las carteras de la Comisión europea.

No den un puesto a alguien que no se lo merece, pero tampoco se lo quiten sólo por ser mujer.

barrosoHoy hay muchas caras largas en Bruselas. Incluso diría que el día ha tardado más en levantarse que de costumbre. Muchos de los que ponían esa cara larga sabían de antemano que era inevitable, pero habían puesto sus esperanzas en eso que algunos llaman milagro. Lo cierto es que, aunque todos sabíamos lo que iba a pasar en el Parlamento Europeo, muchos en Bruselas no querían una reelección de Barroso como Presidente de la Comisión Europea.

Durante los últimos años, muchos sectores le han acusado de inmovilismo, de no trabajar para Europa sino para “sus amigos” y de paralizar los proyectos más progresistas. Él era consciente de que su mala fama podía costarle la presidencia y se ha esforzado en mostrar a socialistas y verdes que tenían delante a un nuevo Barroso más “progre”. Poco después de su elección, en una entrevista con Europarltv (en francés), demostraba que pronto se le ha olvidado su nueva cara.

“¿Qué va a cambiar entre el antiguo Barroso y el nuevo?”, le pregunta el periodista.

“Yo soy  la misma persona”, responde, “lo que ha cambiado es la situación”.

(más…)

Europa puede parecer una mole impenetrable, donde todo ocurre de forma ajena a los ciudadanos y a sus intereses. Y aunque es cierto que la mayor parte de las decisiones en política europea se deciden en despachos cerrados, poco a poco se van abriendo vías de participación ciudadana en asuntos europeos, gracias a las posibilidades que permite internet. Algunas de estas vías,tanto oficiales como privadas, son las siguientes: (más…)