PE

Cada día me sorprende mas que los líderes europeos, politólogos y otros analistas se sigan preguntando por qué los ciudadanos europeos nos tienen el mas mínimo interés de lo que pasa en Bruselas. Es imposible que los ciudadanos se lancen a las urnas o se preocupen por informarse de las políticas emprendidas cuando la imagen que se da en Europa es que las decisiones se toman en corrillos.

Hoy se ha elegido al presidente del Parlamento Europeo, honor que ha recaído sobre el  polaco Jerzy Buzek, aunque un corrillo de populares, socialistas y liberales ya le había concedido mucho antes el puesto. El mismo corrillo ya ha decidido que dentro de dos años y medio, cuando a Buzek se le acabe el mandato, un socialista ocupará su cargo.

Mientras, los corrillos formados por los líderes de los países miembros deciden que Barroso seguirá siendo el presidente de la Comisión y se rifan las carteras de comisarios. Por suerte, el Parlamento ha decidido poner un poco de suspense al asunto y retardar una elección mas que probable, a pesar de que un rechazo de la candidatura de Barroso podría ser muy beneficioso para la imagen de la democracia europea.

Es evidente que es positivo que los parlamentarios y los líderes europeos sean capaces de llegar a acuerdos, ya que es la única forma de hacer funcionar un aparato tan complicado como la Unión Europea, especialmente a falta de reformas para adoptar un sistema más democrático que los países no parecen dispuestos a aceptar. Sin embargo, la sensación que transmiten de que los acuerdos se toman a puerta cerrada y que ciertas decisiones fundamentales, como la elección del ejecutivo, se hacen a espaldas del Parlamento Europeo, no invitan precisamente a los ciudadanos a participar en la estructura europea.

Hoy los países del Este, y con ellos toda la Unión, han dado un paso importante hacia la integración con la elección de Buzek. Y sin embargo, a mí se me ha quedado el sabor amargo de pensar que muchos se quedarán sólo con la cantinela de la Europa de los corrillos que lo ha elegido.

Foto: Efe

Anuncios