ep-elections-0031Esta mañana he podido asistir a la presentación de la campaña que el Parlamento Europeo ha puesto en marcha para incrementar la deprimente tasa de voto en las  elecciones europeas. “Tú eliges” es el eslogan escogido para la estrategia de comunicación que dicen que podremos ver a partir del 1 de abril. Pero realmente ¿nosotros elegimos? El problema es que elegimos menos de lo que deberíamos y, por eso, nadie vota.

Un parlamento que ni siquiera tiene una capacidad legislativa plena, aunque se haya reforzado con el proceso de codecisión, es difícil que sea tomado en serio. Un parlamento que tampoco sirve para elegir al brazo ejecutivo de la Unión, es decir, a la Comisión, parece más un derroche que una inversión en democracia. Si quieren que la gente se eche a la calle, hagan que se cumpla realmente esa frase del vicepresidente de la eurocámara, Alejo Vidal Quadras, sobre que la Unión Europea es “el segundo proceso democrático más grande del mundo, después de India” y creen un Parlamento realmente democrático, con mayores competencias legislativas. Aunque, si eso ni siquiera ocurre en los parlamentos nacionales, resulta utópico pedírselo a una entidad supranacional como la UE.

Yo iré a votar, de eso no me cabe la menor duda, porque considero que aunque el parlamento tiene menos competencias de las deseadas, sus decisiones siguen siendo importantes para nuestro devenir cotidiano y no me da igual que se llene de unos eurodiputados que de otros. Pero también me gustaría que con la papeleta me dejaran elegir si es éste el sistema que quiero y que me dejaran proponer uno más cercano. En cuanto pueda me iré a uno de los “choice box” que ha instalado el Parlamento (la verdad es que tiene su gracia) y les dejaré un mensajito a nuestros eurodiputados. ¡¡ A ver si es verdad que nos escuchan!!

Anuncios