samanta-villar

Odio la frase “sé cómo te sientes”. Por mucho que nos empeñemos, es imposible saber cuáles son los sentimientos de una persona, porque los sentimientos son impredecibles, aleatorios y sobre todo, subjetivos. Y como son subjetivos, dependen de cada sujeto, de la situación personal de cada individuo y no hay dos individuos con una situación personal idéntica. Pues bien, la cadena de televisión Cuatro, de la mano de la productora Boca Boca, ha decidido que ella sí que tiene la autoridad para decir esa frase.

Mañana se estrena el programa 21 días, un programa donde una reportera, Samanta Villar, se mete en la piel de algún “maltratado por la sociedad” durante tres semanas. “Tal vez no entiendas por qué hago esto, pero cuando acabe seguro que comprenderás mejor a los que padecen transtornos alimentarios o no tienen hogar”, asegura Samanta Villar en el spot grabado para publicitar el programa. No estoy segura de que siquiera ella los comprenda mejor, por mucho que haya intentado imitarlos durante 21 días.

Pero al mismo tiempo que odio esa frase, odio aún más cuando no comprenden cómo me siento. En los últimos días tuve un incidente desagradable. Y mientras yo me comía la cabeza con ello y me torturaba a mí misma, una de las personas más cercanas a mí me decía que no entendía por qué me atormentaba así. Y aunque sabía que en el fondo tenía razón, me dolía enormemente su reacción.

Así que estoy en un dilema. No creo que para entender a una persona tengas que adoptar una falsa piel, que sabes que vas a quitarte cuando acabe la jornada (o al cabo de 21 días). Porque el hecho de saber que es una situación transitoria influye en la percepción de las cosas. Y francamente , si yo fuera alguien que se encuentra en alguna de esas situaciones, me sentiría hasta insultada. Pero como he dicho, odio cuando no entienden cómo me siento, y en cierto modo valoro el esfuerzo de Samanta Villar (no debe ser muy agradable pasarte 21 días en la calle) por intentar comprender la vida de otros (a pesar de sus fines lucrativos). En fin, me tocará verlo para salir de mi dilema…

Anuncios