Hacía ya varias semanas que no escribía, es algo evidente. La verdad es que no tenía demasiadas ganas e incluso, en cierto modo, me sentía contrariada cuando lo intentaba. Hace aproximadamente cuatro meses comencé este blog como fruto prácticamente de una obligación, como un producto más de marketing de la empresa en la que trabajaba. Hubo momentos en los que incluso dejé de sentir que era MI blog y me daba la sensación de que estaba en manos de otro. Pasada esa etapa, me preguntaba cuál podría ser la utilidad de seguir escribiendo. Sin embargo, me he dado cuenta de que simplemente me gusta, que me permite ponerme de vez en cuando a reflexionar y plasmar un par de impresiones. Recordaba aquellos momentos en los que encontraba algo interesante y me ponía a elaborar una historieta. En esos momentos me sentía bien. Puede que a nadie le importe un carajo lo que escribo pero a mí me gusta. Así que estoy de vuelta.

Anuncios