enero 2009


samanta-villar

Odio la frase “sé cómo te sientes”. Por mucho que nos empeñemos, es imposible saber cuáles son los sentimientos de una persona, porque los sentimientos son impredecibles, aleatorios y sobre todo, subjetivos. Y como son subjetivos, dependen de cada sujeto, de la situación personal de cada individuo y no hay dos individuos con una situación personal idéntica. Pues bien, la cadena de televisión Cuatro, de la mano de la productora Boca Boca, ha decidido que ella sí que tiene la autoridad para decir esa frase.

(más…)

Anuncios

whitehouseAyer, mientras todo el mundo se regalaba en elogios hacia Obama y no hacía más que repetir que el cambio había llegado al mundo, incluida la Casa Blanca, yo seguía con mi escepticismo, que ya expliqué en otro post. Si el cambio ha llegado o no, lo dirá el tiempo. Mientras, Obama ya ha comenzado con buen pie, ordenando el cese de los juicio de guerra en Guantánamo durante 120 días. A ver si al final va a ser verdad…

[blip.tv ?posts_id=1688457&dest=-1]

Rania describe el infierno y el infierno se para. Israel ha anunciado su retirada de Gaza después de 23 días de bombardeos incesantes, un anuncio que medio mundo espera que se cumpla. Yo hoy me voy a la cama un poco más feliz.

bandera_gay

¿Ha  mantenido usted relaciones sexuales con personas de su mismo sexo?

Sí.

Pues al saco de los enfermos.

En Francia son poco más sutiles que esto. El gobierno  de Sarkozy ha endurecido recientemente la ley que impide a los homosexuales donar sangre, discriminación que se concentra además sólo en los hombres. ¿La razón? Que son portadores potenciales de enfermedades infecciosas, especialmente del VIH.

“No es una opción filosófica, sino una cuestión de seguridad transfusional”, ha asegurado la ministra de sanidad francés según asegura el diario Público. Y digo yo, ¿no sería más seguro obligar a todos los donantes a pasar test periódicos sobre infecciones, sean homosexuales o no? Porque, más allá de la discriminación ejercida, la pregunta es: si yo tengo que recibir una transfusión de sangre en Francia, ¿ nadie comprueba si está infectada? (más…)

mural_ue

Luego me dirán que el arte no sirve para nada, aunque sea para escandalizar al personal, que de vez en cuando no le viene mal. Una mural de grandes dimensiones, encargado por la República Checa para decorar el hall del Consejo de Ministros durante su presidencia, es la nueva comidilla en media Europa. El artista David Cerny ha querido estar a la altura de su polémico presidente, Vaclav Klaus, y ha creado una obra en la que cada país está representado por un tópico. Que si los franceses siempre están en huelga, que si los belgas comen todo el rato chocolate (yo hubiese puesto patatas fritas), que si en España no hay más que cemento y que si el Reino Unido simplemente no está.

Yo quería saber si Europa es capaz de reírse de sí misma, ha asegurado el autor a varios medios de comunicación.

Pues ya sabe la respuesta: NO (más…)

img_04301

Ahogo. Eso es lo que he sentido durante los últimos días cuando tenía la osadía de salir a la calle, una dura prueba debido al frío y a una masa de polución que hacía especialmente difícil respirar.

“Pico de polución nivel uno, utilicen los transportes públicos”, leía en una parada, mientras un autobús me atufaba con el humo de su tubo de escape. ¡Qué paradoja! Lo cierto es que estos días es la primera vez que he sido realmente consciente de qué puede suponer la polución para mi salud. Mucha palabrería sobre lo malo que es contaminar pero nadie se lo cree hasta que no siente que las pequeñas partículas se quedan pegadas en su garganta y no hay forma de deshacerse de ellas. Quizá nos deberían meter a todos en una cámara especial de contaminación, para que así, por lo menos, sepamos qué nos espera. (más…)

Hacía ya varias semanas que no escribía, es algo evidente. La verdad es que no tenía demasiadas ganas e incluso, en cierto modo, me sentía contrariada cuando lo intentaba. Hace aproximadamente cuatro meses comencé este blog como fruto prácticamente de una obligación, como un producto más de marketing de la empresa en la que trabajaba. Hubo momentos en los que incluso dejé de sentir que era MI blog y me daba la sensación de que estaba en manos de otro. Pasada esa etapa, me preguntaba cuál podría ser la utilidad de seguir escribiendo. Sin embargo, me he dado cuenta de que simplemente me gusta, que me permite ponerme de vez en cuando a reflexionar y plasmar un par de impresiones. Recordaba aquellos momentos en los que encontraba algo interesante y me ponía a elaborar una historieta. En esos momentos me sentía bien. Puede que a nadie le importe un carajo lo que escribo pero a mí me gusta. Así que estoy de vuelta.