diciembre 2008


Cada vez me sorprende más Bélgica. Cuanto más tiempo BELGIUM-POLICITS-GOVERNMENT-LETERMEpaso aquí más me digo que esas crisis de modelo de Estado de la que tanto se habla en España es poco menos que una pequeña herida en comparación a lo que se vive aquí. Es la cuarta vez que Yves Leterme  y todo su gabinete renuncian al gobierno, en un contexto de quiebra de la mayor entidad financiera del país, Fortis, salpimentado con el todavía latente espíritu separatista de los flamencos. Casi nada.

Pero lo mejor de todo es que los belgas se lo toman con mucha tranquilidad. “Nosotros no necesitamos un gobierno, ya estuvimos seis meses sin él y no nos fue mal”, me decía mi compañero de piso cuando comentábamos la noticia frente a un café matutino. Y es que ellos son así, tranquilos. Tan tranquilos que tienen la capacidad de ponerme muy nerviosa, aunque en este asunto me produzcan verdadera envidia ver cómo no se escuchan frases catastrofistas. (más…)

noches-estrellada-2Las turbulencias, en la teoría física, es un fenómeno complejo que ha causado quebraderos de cabeza a cientos de científicos desde que Leonardo Da Vinci comenzara a cuestionarse su naturaleza. Obviamente no soy la persona más adecuada para hablar sobre las teorías de las turbulencias ni su sobre su cálculo. No obstante, Van Gogh, quien a priori parecía tener la misma idea que yo sobre dinámica de fluidos, no tuvo problemas en representar turbulencias que imitaban con precisión casi milimétrica el comportamiento real de este tipo de fenómenos. La vorágine interna que sentía calculaba por él los movimientos y los transmitía a su lienzo.

Yo no tengo su suerte y ahora mismo sería incapaz de dibujar mis turbulencias para deshacerme de ellas, incluso si, como Van Gogh, siento que revuelven mi interior. (más…)

[blip.tv ?posts_id=1561227&dest=-1]

Esta vez voy a ser un poco menos filosófica y me voy a dejar llevar por pasiones más bajas… la comida. El otro día tuve el placer de ver cómo el cocinero Antonio Granero preparaba un delicioso menú mezclando productos extremeños y belgas.  Sin embargo, el placer fue a media ya que, como siempre, me tuve que marchar antes de comer (aunque luego me confirmaron que estaba delicioso, snif).

[blip.tv ?posts_id=1533584&dest=-1]

El monstruo ya está aquí. El monstruo del aumento de temperaturas, de la extinción de especies, del cambio climático. Su llegada es tan evidente que hasta Obama se ha proclamado un “écolo”.  Pero la realidad es que  los líderes siguen escondiéndose debajo de la sábana, para ver si el monstruo acaba por macharse solo. Yo he de reconocer que soy escéptica ante las posibles consecuencias del cambio climático, sobre todo porque no hago más que leer en los periódicos teorías totalmente contradictorias. De hecho, una vez, el ilustre director del Centro Príncipe de Asturias de Valencia, Manuel Toharia, me decía que la amenaza del cambio climático es muy relativa y que ni él ni prácticamente nadie iba a cambiar su vida por evitar un calentamiento de la tierra. Pero a mí, los monstruos, al igual que los fantasmas, me infunden cierto respeto y aunque intento autoconvencerme de que es imposible que existan, siempre queda en mí una pequeña duda. Y por ello, yo, cada mañana, me digo: “voy a quitarme la sábana”. A ver si hoy lo consigo.